Como elegir la almohada correcta

almohada

Ya que pasamos durmiendo aproximadamente un tercio de nuestra vida, es primordial que, tanto el colchón como la almohada, las sábanas y las mantas se adapten a nuestras necesidades. Por esta razón, en el siguiente artículo aprenderás cómo elegir perfectamente, la que se adapte mejor a ti.

 

¿Cuáles son las reglas para elegir una buena almohada? .

Relajarse
La postura que usamos para dormir y las características físicas son dos cuestiones que debemos tener en cuenta en el momento de optar por una almohada y no otra. Es preciso saber que, cuando nos acostamos, la columna vertebral debe quedar recta. Desde el comienzo de las cervicales hasta la cadera ha de quedar bien alineada.

Es necesario siempre dormir usando almohada para que nuestros músculos descansen y se relajen. Por el contrario, acostarse toda la noche sin ella es igual a pasar la jornada completa con el cuello girado hacia un lateral

Elegir almohada según el material

Los 3 materiales más recomendados para una almohada son:
almohada

Cómoda, fresca y transpirable. Permite que la circulación del aire favorezca la absorción de la humedad. Se puede lavar y eso sirve para mantener la higiene durante el descanso.

almohada

Se adapta a la forma de la cabeza y es termosensible. Es decir, que proporciona un apoyo perfecto a la nuca y sirve para descansar por completo la zona cervical.

almohada

Suave y agradable, su estructura interna de células abiertas permite más ventilación e higiene.

Elegir la almohada según la postura

Para poder elegir una almohada es necesario tener en cuenta la posición que adoptamos para dormir:

Boca abajo
Se recomienda que sea blanda y fina porque las que son demasiado duras dificultan la respiración o aprietan la garganta. Es preciso que la almohada permita a la cabeza quedar alineada con el cuerpo.
Boca arriba
Un grosor y una firmeza intermedios es lo más adecuado, ya que la parte de la cabeza que se apoya es la nuca y las cervicales necesitan reposar sin problemas.
De lado
Si elegimos una almohada muy dura estaremos forzando el cuello y haremos que quede excesivamente levantado. Si es demasiado blanda el cuello “caerá” y no se podrá alcanzar la alineación de la columna recomendada. Por lo tanto, una intermedia es la correcta.
Existe una especie de “fórmula” que permite identificar qué medida debe tener la almohada perfecta. Con un metro fíjate cuánto mide la distancia entre el extremo del hombro hasta la cara (hasta donde está la oreja).
A ese resultado se le deben sumar entre 2 y 4 cm, según la dureza deseada. Por lo tanto, los que tienen hombros más anchos necesitarán un almohada más gruesa que aquellos con hombros más estrechos.

Cuándo debemos cambiar de Almohada?

Cabe destacar también que una almohada tiene un tiempo útil de duración. Entre dos y tres años es lo máximo que se puede usar, pasado ese periodo de tiempo es necesario comprar una nueva. Esa vida depende, además, de la cantidad de veces que la lavemos.

En el caso de los niños, muchos padres se preguntan a partir de qué momento pueden comenzar a usar almohada. Ya que los bebés tienen una cabeza más grande en proporción al cuerpo, no precisan utilizarla durante los primeros meses de vida. Cumplido el año se permite colocarla en la cama. Al principio ha de ser de material hipoalergénico y bien mullida.

Sería bueno que cada persona llevara su almohada allá donde vaya. Esto incluye las vacaciones, un viaje de negocios o cuando se duerme en casa de su novio/a. ¡O en este último caso puede tener una de repuesto!